Notas de la Dra Gabriela Paz

13. nov., 2016

El aspecto del té ofrece la posibilidad de conocer más la personalidad y bondad de la segunda bebida más consumida en el mundo.

Cuando compramos hebras de té, mirarlas es una manera de saber qué calidad tiene el té que hemos adquirido.

Si las hebras están enteras o cortadas, si son pequeñas o grandes...el aroma de la hebra seca y luego de la infusión.

El licor es el producto de la unión del té y el agua, por ello siempre es fundamental respetar los tiempos de infusión y la temperatura del agua. Un buen té puede arruinarse si colocamos agua demasiado caliente o demasiado fría o si lo dejamos más tiempo infusionando sabiendo que cada variedad de té requiere un tiempo específico de infusión. Esos detalles se ven, se huelen y se perciben en boca.

Como ejemplo: Pu-Erh proviene de Camellia sinensis, se cultiva en China. Se infusiona como máximo por 3 minutos, tiene sabor terroso, fuerte y  el color de su licor es rojo.

Requiere mucho tiempo de elaboración y añejamiento y a veces lo vemos compactado, en forma de torta.

Cuando estamos frente a una taza de Pu-Erh sugiero meditar proyectando deseos, sueños y anhelos para el futuro.

Primero, mirando su color rojo , luego cerrando los ojos y percibiendo su sabor y aroma...entonces el espíritu del té se despliega y nos envuelve elevándonos.

 

28. oct., 2016

Tanto la lectura de la borra del café como la lectura de las hojas del té en el fondo de la taza, son dos prácticas que generan entusiasmo a diferentes culturas. Se les atribuye a los árabes esa práctica.

Sin embargo, otros estudiosos piensan que proviene de los chinos. Era una práctica frecuente observar el interior de las campanas para descubrir mensajes para el futuro y presagios. Los cuencos chinos y tazas, cuando se colocan boca hacia abajo, parecen pequeñas campanas. El oráculo de las campanas ha sido inspirador para leer las hojitas del té que quedan en las tazas, como residuos, luego de beberlo.

La práctica requiere una gran concentración y apertura en la mente.

El sitio donde se acumulan las hojas dan pistas. Las hojas depositadas en el fondo indican el futuro, el borde es el presente.

La zona cercana al aza, representa las relaciones y vínculos.

Para hacer la lectura no hay que colar el té, usar un té puro y luego de beber su licor, dar vuelta sobre un plato la taza.

Cuentan que si se forma un árbol, significa buena salud y éxito. Si hay más de uno, un deseo será cumplido.

Curiosidades del mundo del té.

5. abr., 2016

Hibiscus o Rosa sinensis, más conocida como Rosa China, es una flor que da color y cierta acidez a los blends.  Dentro de los sistemas florales la energía floral de esta bella flor se utiliza para  equilibrar la energía femenina, siendo considerada la flor para la mujer.   Dentro de mis blends, en Afrodita y Vervaine, Hibiscus es una protagonista principal. Es una flor con propiedades medicinales, contiene vitamina C y se describe un efecto especial para quienes desean bajar de peso. En la práctica, preparar una jarra de infusión de Hibiscus o de Afrodita (blend de Blanche) es una forma de incorporar líquidos, bajar la ansiedad y así diminuir el apetito cuando es la expresión de inquietud o ansiedad.

7. mar., 2016

El té en Japón

Asacha Wa nan nogareru: "Beber té por las mañanas, antes de salir de la casa, ayuda a evitar problemas"

Los jardines de té en Japón tienen una estructura hermosa y estilizada. Los arbustos se encuentran organizados en hileras. Sus ondulaciones y formas estéticas, parecidas a cúpulas, le otrorgan una especial belleza.

El té ha estado unido al pensamiento que integra la cultura, el ritual y su sabor tan especial y tan sutil.

Al ser considerado como un regalo del cielo al beberlo, se cree que produce bienestar, reconstitución anímica y espiritual. El acto mismo en la preparación y el momento en el que se bebe, están enmarcados en aspectos que elevan a las personas en alma y cuerpo. El poeta Sen no Rikyu, escribió poesías bellísimas vincualdas al té  y fue  una gran influencia en el desarrollo de la ceremonia del té en Japón, Chanoyu.

Conceptos básicos de todo arte tradicional japonés, y especialmente de la ceremonia del té, son la armonía (和 wa), el respeto (敬 kei), la pureza (清 sei) y la tranquilidad (寂 jaku).

Beber el té meditando en estas palabras, es una manera de encontrar la paz interior.

1. mar., 2016

 

“Bebe tu té lenta y reverentemente como si fuera el eje que hace girar el mundo, lentamente, serenamente sin precipitarte al futuro” THICH NAT HAN

En el año 2737 a.C  Shennong,  que fue un emperador y erudito de China, tras un viaje muy extenso se sentía cansado y sediento, se sentó y encendió un fuego para hacer hervir el agua bajo un árbol que era Camellia sinensis. De repente, unas hojas de árbol cayeron al recipiente. Luego Shennong bebió el agua y sintió que tenía gusto dulce y agradable, entonces, el cansancio desapareció y se sintió reconfortado. Cuenta le leyenda que así comenzó la historia del té y el hábito de beberlo conquistando a China con sus encantos.

El consumo de té en hebras, no solamente es una experiencia sensorial, sino también, es un recurso saludable para incorporar a la dieta elementos vitales y protectores.

Los polifenoles y flavonoides del té, impiden que los radicales libres dañen el ADN. Incluso se sabe que un tratamiento médico, en casos de enfermedades malignas, que incluya té verde en la dieta, será un gran complemento para proteger a las células.

 Es sabido  que el té verde tiene cualidades antioxidantes y  más poderosas que la vitamina E.

Entre sus componentes están las  vitaminas A,B,B12 y minerales

Si consumimos al menos 4 tazas diarias de té verde, otro de sus componentes, la L. teanina (aminoácido) propicia  un gran aumento de la producción de ondas alfa a nivel cerebral. El resultado es que disminuye la tensión mental, ayudando a estar en paz y de mejor humor.

Está comprobado que la inmunidad del organismo mejora, cuando estamos serenos y si liberamos la mente de tensión y estrés.

Beber el té puede convertirse en un hábito saludable, una forma grata de sentirnos bien y hacer una pausa para relajarnos.

Cuesta muchas veces incorporarlo ya que el paladar nuestro y de occidente aún no acepta fácilmente su sabor tan vegetal como intenso.

Como sugerencia, beber siempre té de calidad.

Para preparar té verde con frutas

Se coloca  té verde, con pequeños trozos de papaya, mango y frambuesas desecadas.

Luego, una cucharadita por taza, en una tetera a la que hemos calentado previamente con agua caliente. El agua para la infusión deberá tener una temperatura no mayor de 80 grados. Nunca dejar que el contacto con las hebras sea de más de 3 minutos. Colarlo y servirlo. Se logrará un bello licor verde saludable y delicioso.

Dra Gabriela Paz. Médica. Mat 74358